Recomendaciones para correr con frío

El invierno puede ser una de las mejores épocas del año para practicar algún deporte porque nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmune.
30 noviembre 2017

Cuando hace frío siempre cuesta un poco más salir de casa para hacer ejercicio. Sin embargo, el invierno puede ser una de las mejores épocas del año para practicar algún deporte.

Correr con frío fortalece el sistema inmune y aumenta el consumo calórico porque nuestro cuerpo necesita más energía para subir su temperatura, es decir, el entrenamiento es mucho más eficiente.

A pesar de que las condiciones meteorológicas parecen más desfavorables durante el invierno, cada vez son más corredores los que disfrutan de la lluvia y del frío en esta época del año. Y es que gracias a la ropa deportiva y a las zapatillas adecuadas, ahora lo tenemos mucho más fácil. Aun así, debemos tener en cuenta los siguientes consejos a la hora de realizar ejercicio al aire libre cuando las temperaturas son muy bajas:

 

10 trucos para salir correr en invierno

  1. Protégete del frío.

Utilizar la ropa de running adecuada es fundamental para que puedas rendir de manera eficiente.

Cuando se practican deportes a bajas temperaturas, es recomendable no abrigarse demasiado porque dificulta la movilidad y es perjudicial en el momento que tu cuerpo entra en calor.

Lo ideal es utilizar varias prendas de un grosor intermedio, de esta forma tendrás la opción de quitarte alguna pieza de ropa según vayas aumentando tu temperatura corporal y permitirás una mejor ventilación y disipación del calor.

También es conveniente que la ropa sea transpirable para que puedas aislarte del frío y que el sudor se elimine de tu cuerpo rápidamente. Existen tejidos técnicos muy cómodos que además tienen buenas propiedades térmicas que permiten una gestión eficaz del calor y protegen del frío. No es aconsejable utilizar prendas de algodón ya que al sudar se empapan y enfrían tu temperatura.

Durante el día, lo más apropiado es utilizar ropa oscura, estos colores absorben los rayos solares. Aunque la luz del sol es menos intensa que en el verano, el calor emitido por las fibras de la ropa es suficiente para mantener la temperatura corporal, sobre todo cuando hace mucho frío.

Las partes del cuerpo que debes de proteger con mayor prioridad son la cabeza, el cuello, las manos y los pies, porque es donde la pérdida térmica es mayor.

Por otro lado, las zapatillas de running deben de estar adaptadas a las condiciones meteorológicas. Mantener los pies secos impidiendo que la lluvia o la nieve atraviesen el calzado es fundamental para garantizar que puedas realizar tu entrenamiento de manera correcta.

  1. Corre en contra del viento.

Antes de comenzar a correr, valora la dirección del viento. Se trata de algo que en la mayoría de las ocasiones no se suele tener en cuenta, pero es fundamental para que tengas una carrera confortable ya que el viento incrementa la sensación de frío.

Una recomendación para estos días es empezar a correr en contra del viento, así cuando regreses el viento te dará en la espalda y no pasarás frío cuando estés sudando.

  1. Elegir el mejor horario.

Puede haber mucha diferencia térmica durante las diferentes horas del día. Salir a correr antes de comer o a primeras horas de la tarde es una buena opción para tener una temperatura más agradable y mejor luz.

  1. Evita los días de alta contaminación.

No es aconsejable practicar running en invierno cuando las autoridades advierten que los niveles de polución sobrepasan los límites recomendables para la salud. El motivo es que el aire contiene mayor cantidad de toxinas que acaban siendo perjudiciales para el organismo.

Este efecto se incrementa cuando haces deporte debido a que se consume mayor cantidad de aire. Principalmente se verán perjudicados el sistema respiratorio y el sistema cardiovascular dando lugar a enfermedades como bronquitis crónica o edema pulmonar.

Sobre todo, hay que evitar hacer deporte cuando hay mayor afluencia de vehículos porque la calidad del aire es peor. Lo mejor es llevar a cabo la actividad deportiva en un parque o zona verde donde los árboles depuran el aire. Además, la concentración de oxígeno es mayor el los parques que en el resto de lugares.

  1. Cuida la hidratación.

Salir a correr cuando las temperaturas son bajas, disminuye la sensación de sed y es entonces cuando es conveniente hacer hincapié en consumir agua regularmente antes y después de la carrera para evitar la deshidratación.

  1. Respira de manera adecuada.

El frío y el viento afectan a las vías respiratorias. La mejor técnica es inspirar por la nariz y expirar por la boca, de esta manera el aire se calienta y se humedece antes de que llegue a los bronquios y evitarás que se irriten.

  1. Márcate un objetivo.

A veces es necesario marcarse una meta que te motive a entrenar para llegar a alcanzarla. Puedes apuntarte a una carrera popular o a alguna actividad que te anime a mejorar tus marcas.

  1. Corre en compañía

Si sales a correr en grupo, te ayudará a no quedarte en casa los días que haga más frío.

  1. Haz ejercicios de calentamiento

La fase de calentamiento debe de ser más larga cuando las temperaturas son más bajas por que el cuerpo tarda más en entrar en calor. Normalmente se suele aumentar entre 10 y 15 minutos del tiempo de tu entrenamiento habitual.

 

  1. Consume fruta y verdura

Un factor primordial es cuidar la alimentación incluyendo nutrientes de excelente calidad junto con una gran cantidad de vitaminas y minerales esenciales para la salud.

Las frutas y las verduras contienen gran cantidad de todos ellos y ayudan al sistema inmunológico a combatir los resfriados y otras infecciones. Además, también facilitan una mejor recuperación así como mantener una condición física adecuada.

Una de las vitaminas más destacables por sus excelentes propiedades, es la vitamina C que estimula el sistema inmunitario y actúa como poderoso antioxidante, protegiéndonos frente a los radicales libres.

Esta función interesa especialmente a deportistas, debido a que al realizar ejercicio físico se aumenta la producción de los radicales libres con la combustión del oxígeno.

La vitamina C también tiene un papel muy importante en la prevención y recuperación de las lesiones.

Si realizamos ejercicio de alta intensidad debemos de incrementar la cantidad de vitaminas del grupo B que resultan imprescindibles para el correcto metabolismo de los macronutrientes y la adecuada distribución de la energía del cuerpo. Entre los alimentos más ricos en vitamina B son las fresas, las naranjas y los aguacates.

Por otro lado, en esta época del año es recomendable reforzar nuestra alimentación mediante un complemento alimenticio para deportistas.

Con las bajas temperaturas nuestro sistema inmunitario se ve afectado. Por ello, te aconsejamos complementar la alimentación con la solución de PrimeNature 5 Frutas Plus: multivitamínico a base de 5 piezas de fruta liofilizadas (plátano, naranja, piña, fresa y manzana), enriquecido en vitaminas y en minerales.

complemento multivitamínico natural

5 Frutas Plus+

PrimeNature 5 frutas Plus es una fuente de antioxidantes que nos ayuda a luchar frente al envejecimiento celular y aumenta el sistema inmune, manteniéndolo estable. También ayuda a mantener los niveles de colesterol en sangre y a prevenir la retención de líquidos.

Con un vial al día de PrimeNature 5 Frutas Plus aportarás a tu organismo las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales.

CONOCER PRODUCTO