Síntomas de la artrosis en jóvenes y cómo prevenirla

La artrosis afecta a un gran número de personas en España. Al contrario de lo que se cree, la enfermedad puede empezar a aparecer de forma prematura.
21 diciembre 2017
como prevenir artrosis en jovenes

La artrosis es la enfermedad degenerativa más común en España. Principalmente afecta a las personas de edad avanzada, pero cada vez existen más jóvenes que padecen esta enfermedad. Esta patología viene determinada por el deterioro y la pérdida gradual del cartílago. Provoca que los huesos se vayan desgastando dando lugar a inflamación local y dolor. Según va desapareciendo el cartílago, el hueso crece lateralmente produciendo la deformación de la articulación.

El cartílago es el tejido encargado de recubrir los extremos de los huesos y es indispensable para el buen funcionamiento de la articulación, puesto que actúa como amortiguador. Permite que los huesos se deslicen uno sobre otro con muy poca fricción. Cuando el cartílago articular empieza a degenerarse, aumenta el roce entre los extremos de los huesos y comienzan a deteriorarse las diferentes estructuras de la articulación. Con prevención, vida sana y suplementos alimenticios, pueden paliarse sus sintomas significativamente.

Los primeros síntomas de la artrosis prematura

artrosis-prematura

Los síntomas se desarrollan poco a poco. Al principio, afecta a una o varias articulaciones como las de los dedos, cuello, cadera y rodillas.

La articulación afectada por la artrosis suele presentar movilidad reducida y tiende a  estar hinchada. Los síntomas más habituales son:

  • Dolor: Se trata de un dolor causado por la inflamación que tiende a ser más intenso al final del día. Se pueden sentir varios grados de dolor característicos de la artrosis. El que se produce después de haber realizado ejercicio y va mejorando con el reposo y el dolor que aparece tras largos periodos de inmovilización y disminuye una vez iniciamos cualquier actividad.
  • Cambios de clima: Cuando llueve aumenta el dolor articular. Los cambios de presión, como cuando se acerca una tormenta, intensifican el dolor.
  • Crujido articular: Si sentimos un crujido en la articulación cuando hacemos un movimiento brusco, estaremos ante un síntoma claro que nos indica que el cartílago se está empezando a deteriorar.
  • Perdida de movilidad: La limitación al hacer ciertos movimientos es una señal muy común de la artrosis, producida por la degeneración de los tejidos.
  • Rigidez articular: La inflamación y la destrucción del tejido produce rigidez. Esta sensación es muy común a los pocos minutos de despertarnos, cuando la articulación está fría tras un periodo de reposo y mejora después de unos minutos de estar levantados. Durante el día también puede haber episodios de rigidez, especialmente después de periodos de inactividad.

 

Factores que predisponen a padecer artrosis precoz

artrosis-jovenes

 

  • Genética: Podemos estar ante una enfermedad hereditaria. Según la genética que tengamos, podemos poseer una mayor predisposición a padecer artrosis prematura.
  • Correr demasiado o de manera incorrecta: Una mala postura o no utilizar el calzado adecuado, aumenta el riesgo de provocarnos una artrosis prematura, principalmente en las articulaciones de cadera y rodilla. Nuestras articulaciones se desgastan cuando practicamos ejercicio a una intensidad superior a la aconsejada para nuestra complexión física o cuando empezamos a hacer deporte después de un periodo largo de reposo.
  • Obesidad: El sobrepeso conlleva que la articulación soporte más carga y por lo tanto se deteriora más rápido.
  • Mala alimentación: Uno de los factores clave de la aparición de la artrosis en personas jóvenes es el no ingerir los nutrientes necesarios.
  • Posturas forzadas y mantenidas: Actividades repetidas en posiciones articulares forzadas da lugar, a largo plazo, a sufrir sobrecarga muscular.
  • Traumatismos: Por fracturas que se hayan padecido en el pasado.

 

artrosis-prematura

 

¿Cómo podemos prevenir la artrosis juvenil?

La artrosis temprana es una patología crónica que se intensifica con la edad. La mejor manera de evitarla es mediante la prevención.

Hay que tratar la enfermedad lo antes posible para evitar la degeneración y destrucción del cartílago, ya que es difícil de restaurar. El principal objetivo es controlar el dolor y la hinchazón, para mejorar la calidad de vida y prevenir la progresión de la lesión.

  • Alimentarse de forma sana y equilibrada: Una de las medidas principales para prevenir la artrosis es cuidar la alimentación. Tenemos que dar importancia a lo que comemos, es decir, a los nutrientes que nos ayudan a frenar la pérdida de hueso.

Es recomendable incluir alimentos como frutos secos crudos, pescado, verduras y legumbres, puesto que tienen un alto contenido en fósforo y calcio. Las frutas y las hortalizas frescas, por su contenido en vitamina C, son imprescindibles para mantener la elasticidad y flexibilidad de las articulaciones.

También son importantes los minerales como el magnesio y el potasio, muy abundantes en las frutas como el plátano. La gelatina y el caldo de pollo, por su parte, son ricos en proteínas, por lo que nos aportan los aminoácidos esenciales para la formación y reparación de los tendones, huesos y cartílagos.

Por otro lado, debemos de tener cuidado con ciertos alimentos, que impiden la absorción de calcio o facilitan su excreción. Tomar demasiada sal (cloruro de sodio) incrementa la perdida de calcio a través de la orina. Es aconsejable no abusar de quesos curados, refrescos o comida preparada porque aportan un exceso de fosforo que debilita los huesos.

Las espinacas, las fresas, el salvado de los cereales, el té o el cacao impiden la absorción correcta de calcio.

  • Realizar ejercicio de forma moderada: Mover el cuerpo siempre es un buen aliado para prevenir y mejorar la artrosis articular, ya que estimula los procesos metabólicos de regeneración y fortalecimiento óseo. Se deben practicar actividades que sean acordes a la edad y el estado físico actual de cada persona, realizando ejercicios que mejoren el movimiento y la funcionalidad de la articulación, como la bicicleta estática o la natación.
  • Controlar el peso corporal: Es fundamental mantener un peso adecuado para disminuir la presión en las articulaciones y que estas sufran menos. El exceso de peso está asociado a un mayor riesgo de artrosis, sobretodo de rodilla.
  • Evitar sobrecargas articulares y posturas forzadas: Debemos prevenir posibles lesiones articulares que produzcan inflamación.
  • Incluir complementos alimenticios con glucosamina y condroitina.

Tomar condroitina y glucosamina para articulaciones es esencial para combatir la artrosis. La glucosamina y la condoitina se producen de manera natural en nuestro organismo. Son sustancias necesarias para el correcto funcionamiento articular, ya que participan en el proceso de formación y de regeneración del cartílago articulatorio.

La glucosamina es un amino-azúcar imprescindible para la formación del tejido cartilaginoso. Estimula la producción de líquido sinovial reduciendo el dolor y la rigidez articular. Tiene efectos antiinflamatorios, ayuda a evitar la degradación de colágeno y acelera la recuperación de las lesiones deportivas.

La condroitina forma parte del tejido conectivo, lo cual impide la síntesis de enzimas proteolíticas que favorecen la destrucción del cartílago al mismo tiempo que facilitan la absorción de agua en el tejido conectivo. Esta sustancia proporciona al cartílago sus funciones elásticas y mecánicas, otorgándole resistencia a la compresión.  También ayuda a disminuir la inflamación articular, mejorando su funcionalidad y disminuyendo el dolor.

Para aportar a tu organismo la dosis recomendada de glucosamina y condroitina, te aconsejamos que incluyas en tu día a día PrimeNature Articulaciones&Huesos. Es un suplemento para las articulaciones muy adecuado para prevenir la artrosis prematura por su fórmula completa a base colágeno, condroitina, glucosamina, vitaminas y minerales. 

 

solución para articulaciones y huesos

Articulaciones & Huesos

Esta solución natural ayuda a evitar lesiones y el desgaste articular y a mejorar la recuperación tras un periodo de inactividad o de poco ejercicio. Es muy apropiado para personas con antecedentes de traumatismos y para personas que someten a sus músculos y articulaciones a un esfuerzo constante.

CONOCER PRODUCTO