Complementos alimenticios para mayores de 35 años

09 agosto 2018

En este post podrás leer

Importancia de los complementos alimenticios a partir de los 35 años

Con la edad nos vamos concienciando de que tenemos que cuidarnos más y mejor. A partir de los 35 años, nuestro metabolismo se enlentece y la regeneración celular disminuye. Además, nuestro organismo no absorbe los nutrientes de manera tan eficiente como lo hacía antes y la masa muscular se debilita.

Este proceso natural es inevitable, pero podemos tomar medidas para retrasarlo y conseguir un nivel óptimo de salud y de bienestar, además de mantener nuestro cuerpo saludable durante mucho más tiempo.

Para ello, es imprescindible que nos aseguremos de ingerir los nutrientes esenciales a través de una alimentación sana y equilibrada, para el correcto funcionamiento del organismo.

Si queremos obtener mejores resultados y mantenerlos a largo plazo, es muy aconsejable utilizar complementos alimenticios premium, que contengan materias primas de calidad, imprescindibles para nuestro cuerpo.

Los complementos alimenticios para mayores de 35 años contribuyen de manera importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, perdida de cabello, fatiga y de esta forman mejoran nuestra calidad de vida.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los complementos alimenticios no son sustitutivos de la comida y deben estar adaptados a nuestras necesidades para poder notar realmente sus beneficios.

¿Cuáles son los mejores complementos alimenticios a partir de los 35 años?

En cada etapa de la vida se producen desgastes energéticos diferentes y las cantidades de nutrientes esenciales que necesitamos también cambian. Cuando entramos en la etapa de los 35 años, nuestro cuerpo requiere ciertas vitaminas y minerales para mantener un rendimiento óptimo y preservar nuestra salud.

Dos aspectos que solemos prestar más atención es nuestro sistema cardiovascular e inmune y nuestras articulaciones. Por ello, nos vamos a centrar en los nutrientes que no deberían faltar en nuestros complementos alimenticios y los alimentos que los contienen para impulsar su efecto:

Complementos alimenticios para nuestras articulaciones.

A la hora de elegir un complemento alimenticio para las articulaciones tiene que incluir, al menos, los siguientes nutrientes:

Colágeno

El colágeno es el componente principal de la piel, de los huesos y de las articulaciones. Es una proteína imprescindible ya que supone un 25-30% de la masa total de proteína y el 80% del tejido conectivo. Su principal función es aportar firmeza, sostén y elasticidad a la piel, los tendones, articulaciones, cartílagos y ligamentos. Nuestro organismo lo genera de manera natural, pero a partir de los 25 años se va disminuyendo progresivamente la cantidad que producimos. Además, la exposición al sol, el tabaco, el alcohol, la contaminación, el estrés y la practica de ejercicio intensa disminuyen nuestras reservas de colágeno. La falta de colágeno da lugar a que disminuyan la densidad de los huesos, tendones y que los ligamentos sean menos elásticos. Las mejores fuentes de colágeno son las carnes de pollo, vaca y cerdo y los pescados, como el salmón o el atún.

Vitamina K

Es muy necesaria para prevenir la osteoporosis. Ayuda a disminuir la pérdida de calcio a través de la orina. Las mejores fuentes de vitamina K son los quesos y vegetales de hora verde.

Vitamina C

Es un potente antioxidante que fortalece los huesos, dientes y encías. Es esencial para el crecimiento, para la reparación de las células en el cuerpo y para la salud del sistema inmune. Su capacidad antioxidante ayuda a combatir lo radicales libres, moléculas dañinas creadas por las toxinas del medio ambiente, responsables de enlentecer el metabolismo y el envejecimiento prematuro, cuando el organismo usa el oxígeno. Los radicales libres destruyen las fibras de colágeno y hacen que la piel pierda elasticidad, por lo que se arrugará más fácilmente. La vitamina C, favorece la absorción del hierro, la producción de colágeno y la reparación de los tejidos

Se encuentra en altas cantidades en los siguientes alimentos C: en los cítricos, las coles, brócoli y kiwi.

Vitamina D

La deficiencia en vitamina D se vincula con enfermedades del corazón, diabetes, cáncer colon rectal.

La vitamina D es soluble en grasa, por lo que es recomendable tomarla acompañada de alimentos que tengan grasas saludables, para que nuestro organismo la pueda asimilar mejor.  Es básica para la absorción del calcio.

Una de las mejores fuentes de esta vitamina es el sol. El aceite de hígado de bacalao, el salmón, sardinas, también aportan alta cantidad de vitamina D.

Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico es un polisacárido forma parte del líquido sinovial, humor vítreo y tejido conjuntivo. Es capaz de retener grandes moléculas de agua por lo que favorece la hidratación del cartílago y lubrica las articulaciones.

El ácido hialurónico, se encuentra principalmente en los alimentos ricos en proteínas como el salmón, el atún y las sardinas.

Magnesio

El magnesio influye en las funciones nerviosas cardiacas y musculares. También contribuye en el control de la glucosa en sangre y facilita la absorción del calcio. Interviene en numerosas reacciones químicas del organismo, en la síntesis de proteínas, en la regulación de la glucosa en sangre, en la función muscular y nerviosa.

Los alimentos con mayor contenido en magnesio son las verduras de hoja verde, semillas, nueces, soja.

Complementos alimenticios para mejorar el sistema cardiovascular.

Los ácidos grasos omega-3, son ácidos grasos esenciales, lo que significa que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos y debemos de tomarlos a través de la alimentación. Ayudan a disminuir la presión arterial, los triglicéridos y el colesterol LDL. Por tanto, previenen que podamos padecer enfermedades cardiovasculares y ataques en el corazón. Se ha podido comprobar que los ácidos grasos omega-3, contribuyen en la mejora de la función cognitiva, estimulando la función cerebral y nos protege frente a la demencia y de otras enfermedades degenerativas.

Los alimentos con mayor porcentaje en omega-3 son el krill y pescados azules como el salmón, la trucha, la caballa.

Complementos multivitamínicos para aumentar el sistema inmune.

Los complementos multivitamínicos ayudan a aumentar el sistema inmune, aportan mayor cantidad de energía mejoran la circulación. Algunos nutrientes que no deberían faltar en su formulación son:

Vitamina A

Favorece el fortalecimiento de los huesos y de la piel. Además, reduce el riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

Ayuda a mejorar la visión y a optimizar el funcionamiento del sistema inmune. Los alimentos con mayor cantidad en vitamina A son los huevos, el brócoli y las zanahorias.

Vitamina B6

A medida que pasan los años nuestro sistema inmune se va debilitando consecuencia de una vida de hábitos dañinos y por una alimentación poco saludable. Para reforzar el sistema inmune es fundamental la vitamina B6. Además, mejora la producción hormonal y refuerza la memoria.

La vitamina B6 la podemos encontrar en una gran variedad de alimentos como en los plátanos, patatas, alubias y nueces.

Vitamina B12

La carencia de vitamina B12 genera falta de energía y debilidad. Se trata de una vitamina esencial para el buen funcionamiento del cerebro y mejora la circulación sanguínea. La podemos encontrar en productos lácteos, carne y pescado.

Potasio

Es un mineral que interviene en numerosas funciones del organismo. Contribuye en la transmisión del impulso nervioso y mantiene un ritmo cardiaco adecuado.  Participa en el crecimiento de la masa muscular, favorece el almacenamiento del glucógeno en su interior. Facilita la contracción y recuperación de la masa muscular después del ejercicio. Los alimentos ricos en potasio son las judías, acelgas, lentejas y plátanos.

Además de tener una dieta adecuada, acompañado de un complemento alimenticio, para aumentar los resultados, tenemos que tener un estilo de vida saludable, incluyendo los siguientes hábitos:

 

Recomendaciones de hábitos saludables a partir de los 35 años.

 

Reduce el consumo de tabaco. Las sustancias tóxicas que entran a través del humo a largo plazo pueden ser letales y difíciles de eliminar.

Realiza una dieta saludable. La obesidad y el sobrepeso aumentan las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Dedica el tiempo suficiente a descansar. Destinar un tiempo al día para relajarnos es también muy importante. Debemos asegurarnos de que dormimos al menos 6 diarias para reponer nuestros niveles de energía y vitalidad.

Mantente hidratado. Bebe mucha agua para estimular la eliminación de toxinas y desechos del organismo.

Haz ejercicio. Tenemos que proponernos realizar ejercicio ya que es fundamental para fortalecer los músculos, la circulación sanguínea y la salud en general. Si no tenemos tiempo suficiente para hacer ejercicio, hay que tratar de incorporar el deporte en nuestra rutina diaria, como, por ejemplo, caminar o coger la bicicleta para ir a trabajar en lugar de ir en coche.

solución para articulaciones y huesos

Articulaciones & Huesos

CONOCER PRODUCTO