11 consejos para cuidar la memoria

11 consejos para cuidar la memoria. Factores que favorecen pérdida de memoria. Alimentos buenos para el cerebro. Consejos para prevenir enfermedades.
06 septiembre 2018
11 consejos para cuidar la memoria

 

¿Qué es la memoria?

La memoria es la capacidad que tenemos para recordar, tomar decisiones, sentir y pensar. Es un completo sistema de interconexiones neuronales que permiten recuperar una gran cantidad de información almacenada previamente. La memoria nos ayuda a desenvolvernos correctamente y debemos ejercitarla de manera óptima.

El órgano especializado en almacenaje y recuperación de la memoria es el cerebro. Los recuerdos están distribuidos en diferentes redes neuronales en las que participan diferentes núcleos cerebrales en función de su naturaleza. El cerebro se encarga de distribuir la información en todos los aspectos de nuestra vida y por ello, tenemos que cuidarlo de la mejor forma posible.

En muchas ocasiones hablamos de buena o mala memoria, hay personas que por genética tienen una memoria prodigiosa, pero hoy en día, se sabe que la memoria es un factor que se puede ejercitar. Para aumentar nuestro coeficiente intelectual podemos realizar diferentes técnicas que nos proporcionan energía y aumentan nuestra concentración.

Factores que favorecen la pérdida de memoria

Hay que considerar que la memoria es muy vulnerable al daño y con el paso de los años si no la cuidamos bien podemos perderla. Por otro lado, la memoria puede alterarse por múltiples causas, que la afectan fuertemente sin darnos cuenta. Los factores que más la perjudican son:

  • Enfermedades degenerativas como el Alzheimer.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Traumatismos.
  • Trastornos nutricionales como la falta de vitaminas.
  • La ingesta de alcohol.
  • Tabaco, ya que comprime nuestras arterias y puede causar daño neurológico.

11Consejos para cuidar la memoria

Algunas recomendaciones que pueden ayudar a prevenir estas enfermedades y a mantener la memoria en buenas condiciones, nuestros recuerdos y aprendizajes son:

Factores que pueden ocasionar perdida de memoria

  1. Juegos de palabras. Existen muchos juegos que ayudan a estimular la mente como los crucigramas, los sudokus. Son herramientas excelentes para fortalecer el lenguaje y trabajar el recuerdo. Al igual que si leemos un libro o el periódico, nos exige un nivel de concentración y de memoria, potenciando la agilidad mental.
  2. Dormir entre 7 u 8 horas diarias. Se ha demostrado que el cansancio influye significativamente en nuestra capacidad de memorizar. Es fundamental que durmamos entre 7 y 8 horas seguidas por la noche.
  3. Realizar ejercicio. Cuando ejercitamos nuestro cuerpo, también ejercitamos el cerebro y, por tanto, la memoria. Al hacer una actividad física, mejoramos la salud cerebral porque estimulamos la circulación sanguínea, aumentamos la oxigenación del cerebro e impulsamos la producción de nuevas neuronas.
  4. Mantener la actividad intelectual. De esta forma aumentaremos la reserva cerebral y cognitiva. Compensaremos la pérdida de neuronas y el debilitamiento en el funcionamiento del cerebro. Las conexiones neuronales si no las utilizamos con frecuencia, se van atrofiando y se reduce la capacidad para introducir nuevos datos. Cuando activamos la mente generamos unas moléculas que son secretadas por las neuronas llamadas neurotrofinas. Estas moléculas favorecen la sinapsis y mantienen sanas las neuronas. A mayor cantidad de estas moléculas mayor será nuestra capacidad cerebral. Más información en suplementos para estudiar y para la memoria.
  5. Participar en actividades sociales. Cuando interactuamos con distintas personas, promovemos las conexiones neuronales y su desarrollo. Ponemos en marcha nuestro cerebro y nos mantiene activos.
  6. Beber agua. El cerebro esta formado por un 70% de agua, necesitamos mantenernos hidratados para que funcione correctamente.
  7. Enseñar lo que hemos aprendido. Es una técnica muy eficaz a la hora de afianzar lo que hemos estudiado.
  8. Realizar técnicas de relajación. El estrés es un factor que reduce nuestra capacidad de memorizar. Cuando padecemos de estrés generamos grandes cantidades de cortisol. Efectuar ejercicios de relajación, resulta muy útil a la hora de mantener las condiciones adecuadas para que nuestra memoria funciones de forma eficaz.
  9. Salir de la zona de confort. Debemos sacar a nuestro sistema nerviosos de la rutina, para estimular a nuestro cerebro y crearemos nuevas redes neuronales.
  10. No saltarse el desayuno. Se ha podido demostrar que empezar el día con un desayuno saludable, puede ayudar a mejorar la memoria y la atención a corto plazo. Los estudiantes que desayunan diariamente tienen una mejor productividad que aquellas personas que no lo hacen.
  11. Cuidar la alimentación. Sabemos que la nutrición es importante, pero para la función cerebral lo es aún más. La composición de la comida tiene un efecto directo en la transmisión del impulso nervioso. Los neurotransmisores son los responsables de propagar la información a través del sistema nervioso y pueden modularse a través de la alimentación. El cerebro representa solo el 2% de nuestro peso, sin embargo, es un órgano que requiere mucha energía, necesita un 20-30% de las calorías que ingerimos. Si comemos correctamente mejorara nuestro estado de ánimo, pensaremos más rápido, tendremos más memoria y nos podremos concentrar mejor.

Que es la memoria

Alimentos buenos para el cerebro

  • Nueces. Son una excelente fuente de vitamina E, esencial para la función neuronal en algunos casos se ha relacionado con un menor deterioro cognitivo a medida que envejecemos.
  • Cacao. Tiene una alta cantidad de antioxidantes, que previenen el envejecimiento prematuro del organismo y sus células, a la vez que disminuyen las posibilidades de padecer enfermedades del corazón. Además, es una fuente de magnesio, que favorece el funcionamiento de sistema nervioso.
  • Aguacate. Se ha demostrado que el aguacate ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ya que reduce el riesgo de acumulación de placa y mejora el flujo sanguíneo, activando las células cerebrales. Ayuda a preservar la integridad de la barrera hematoencefálica.
  • Arándanos. En diferentes estudios se ha demostrado que los arándanos contribuyen en la protección del cerebro frente el daño causado por los radicales libres y pueden reducir los efectos de enfermedades relacionadas con la edad como el Alzheimer o demencia. También se ha podido confirmar que los arándanos mejoran el aprendizaje y la función muscular. Esta propiedad se debe a los polifenoles que contiene, son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica y actuar directamente en determinadas partes del cerebro fundaméntales para el aprendizaje y la memoria.
  • Frutos secos. Son alimentos ricos en vitaminas del grupo B esenciales para una correcta salud mental.
  • Frutas. Contienen glucosa, que es la principal fuente de energía del cerebro. Nos proporcionan un impulso de energía a corto plazo a la memoria, pensamiento y capacidad mental.
  • Cúrcuma. Es un potente compuesto antioxidante e inflamatorio. Favorece el aumento de la serotonina y la dopamina, que mejoran el estado de ánimo, aliviando la depresión y ayudando al desarrollo de nuevas neuronas.
  • Brócoli. Se trata de una fuente importante de vitamina K. Contiene unas moléculas, los glucosinolatos, que sirven para evitar la degradación del neurotrasmisor, acetilcolina. Se ha comprobado que tener niveles bajos de este neurotransmisor se asocia con una mayor posibilidad de padecer de Alzheimer.
  • El pescado azul. Es uno de los alimentos más recomendados por su contenido en ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos EPA y DHA son las formas dos tipos de ácidos grasos omega-3 especialmente importantes para el mantenimiento de la función cerebral en adultos sanos y se ha relacionado con una mayor protección del cerebro frente a la demencia. Para aumentar la dosis estos ácidos grasos omega-3 podemos ayudarnos de un complemento alimenticio como PrimeNature Aceite de Krill Antártico. Se tarta de un aceite marino que combina ácidos grasos omega-3, fosfolípidos y antioxidantes. Además de ayudar a mejorar la memoria y la concentración, favorece el cuidado del sistema cardiovascular, porque regula los niveles de colesterol y triglicéridos y mejora el estado de ánimo.
  • Tomate. Su efecto beneficioso para el cerebro se debe a la presencia de licopeno, antioxidante muy potente que nos protege al cerebro del efecto de los radicales libres. Se ha podido demostrar que niveles altos de licopeno se asocian con un menor riesgo de mortalidad provocada por la enfermedad de Alzheimer.

Alimentos buenos para la memoria