Cuidado del rostro a partir de los 40 años

A partir de los 40 años, empezamos a notar cambios en nuestra piel, empieza a perder suavidad, luminosidad, el metabolismo se ralentiza ...
10 octubre 2019
foto-3

A partir de los 40 años, empezamos a notar cambios en nuestra piel, empieza a perder suavidad, luminosidad, el metabolismo se ralentiza, la piel no se regenera tan rápido dando lugar a las primeras arrugas y no la notamos tan hidratada como antes. Esto se debe a que el nivel de hormonas va descendiendo, sobre todo en las mujeres, se produce la mitad de los estrógenos y progesterona que a los veinte años.

Tanto los estrógenos como la progesterona ayudan a mantener la firmeza de la piel y actúan sobre la epidermis, a medida que con los años el cuerpo deja de generarlos se produce la aceleración del proceso de envejecimiento cutáneo cuyas primeras manifestaciones son una piel más fina y con más tendencia a deshidratarse, facilitandola aparición de arrugas.

Además, cuando las mujeres empiezan padecer los síntomas de la menopausia, el organismo sintetiza aún menos cantidad de colágeno en la dermis, por lo que las arrugas comienzan a marcarse más.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el envejecimiento de la piel puede ser intensificado por otros factores, como el estilo de vida y las agresiones externas como la contaminación, a la vez que se puede ralentizar realizando las siguientes rutinas:

Ocho consejos para el cuidado facial a partir de los 40 años

2

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo que actúa como reflejo del estado general del organismo e indica si hay alteraciones. Por ello si prestamos atención a tener un cuidado óptimo de la piel ytenemos un estilo de vida saludable, podremos retrasar el envejecimiento natural y prevenir afecciones de la piel.

Ocho rutinas que debemos incluir a diario:

  1. Limpiar la piel. Es uno de los requisitos para conservar una piel joven, es aconsejable realizarla tanto por la mañana como por la noche. Es fundamental no irse a dormir con la piel sucia o maquillada y utilizar cremas que contrarresten el envejecimiento prematuro como las que contienen colágeno, ácido hialurónico y la vitamina C.
  2. Exfoliar la piel. El proceso de exfoliación retira las células muertas, lo que ayuda a acelerar su renovación y por lo tanto a retrasar el envejecimiento prematuro.
  1. Proteger la piel del sol. Una de las formas más importantes para cuidar la piel es protegerla del sol. Los rayos UVA potencian la generación de arrugas y manchas. Es aconsejable utilizar un protector solar de amplio espectro cada mañana.
  1. Reduce el consumo de tabaco. Fumar estrecha los vasos sanguíneos que se encuentran en las capas más superficiales de la piel, lo que disminuye el flujo sanguíneo y da un aspecto más pálido a la piel. Esto también reduce el oxígeno y los nutrientes imprescindibles para la buena salud de la piel. Además, fumar daña el colágeno y la elastina, fibras que aportan fortaleza y elasticidad a la piel.
  1. Controla el estrés. El estrés favorece que la piel se vuelva más sensible y provocar brotes de acné.
  1. Controla el peso. Con los años el metabolismo funciona más lentamente, especialmente a partir de los 30 y se intensifica a los 40 años, para contrarrestar este efecto debemos de realizar ejercicio y realizar una alimentación adaptada a nuestro metabolismo.
  1. Dormir bien. Es recomendable dormir durante 7 y 8 horas diarias ya que nuestra piel se regenera durante los periodos de sueño.
  1. Hidrátate. Para tener una piel joven a los 40 años, es imprescindible beber más agua. Aunque en todas las etapas de la vida es esencial beber bastante cantidad de agua, al llegar a los 40 años es imprescindible para la salud.

Además de estos hábitos podemos potenciar la belleza de la piel con nutricosméticos que trabajan a nivel interno.

Para actuar a nivel interno sobre las células que se están formando y empiezan a subir a la superficie, necesitamos productos con principios activos e ingredientes de alta calidad como los que contiene PrimeNature Beauty: Cabello, Piel & Uñas para trabajar sobre las células nuevas y hará que el proceso de envejecimiento sea más lento.

Es un tratamiento intensivo de colágeno, ácido hialurónico, vitamina C, Coenzima Q-10 y otros nutrientes esenciales que redensifican el tejido, rellenan y dejan la piel más lisa.

Están indicados para personas a partir de los 35 años, donde la producción de estas células dérmicas es más lenta.

Nutrientes esenciales para la piel

foto-4

La piel actúa como barrera protectora entre nuestro organismo y el medio que lo rodea. Es el reflejo de lo que comemos, las células se regeneran cada 28 días y para que se realice de forma correcta se necesita una serie de nutrientes.  Cualquier cambio en la dieta que produzca alguna deficiencia nutricional o exceso de componentes tóxicos pueden perturbar el desequilibrio de la piel y que su proceso de renovación no se desarrolle correctamente.

  • Proteínas reafirmantes.Las proteínas de alto valor biológico son fundamentales para la formación de las estructuras corporales.Son el principal componente del colágeno y la elastina, fibras que mantienen la flexibilidad de la piel y la reafirman. Los alimentos con mayor cantidad de colágeno son las carnes, huevos y pescados.

 

  • Vitamina C. Tiene un efecto antioxidante que minimiza el impacto de los radicales libres sobre los tejidos. Favorece la síntesis del colágeno y le proporciona firmeza y elasticidad al rostro. Ayuda a unificar el tono de la piel reduciendo las manchas al mismo tiempo. Las mejores fuentes de vitamina C son las frutas y verduras como el kiwi, fresas, piña y pimientos.

 

  • Vitamina A. La vitamina A tiene un papel esencial en la renovación de la piel y de las mucosas Es esencial para la producción de colágeno. Cuando no tomamos la suficiente vitamina A, la piel se vuelve seca y las glándulas sebáceas se obstruyen, con lo que aparecen granitos y espinillas.

Los alimentos más ricos en vitamina A son los lácteos, las zanahorias, la calabaza y el boniato.

 

  • Vitamina E. Es una vitamina fundamental para mantener la piel tersa a los 40 años. Previene la acción de los radicales libres, responsables de acelerar el proceso de envejecimiento de la piel, ya que aumenta el flujo sanguíneo, mejorando la elasticidad de la dermis y protege frente los rayos UVA, reduciendo la aparición de manchas solares. Los aceites vegetales como el de girasol, frutos secos, soja contienen un elevado porcentaje de vitamina E.

 

  • Coenzima Q-10. Imprescindible en cualquier tratamiento antienvejecimiento, los estudios dermatológicos han probado que es capaz de reducir la profundidad de las arrugas y estimular la actividad celular. Los alimentos con mayor cantidad de coenzima Q-10 son la carne de ternera y los pescados azules como el salmón.

 

  • Zinc. Favorece la renovación celular y la formación de nuevas proteínas, participa en la lucha de los radicales libres, contribuye en el buen estado de la piel, proporcionándole vitalidad y elasticidad. El zinc es muy abundante en las carnes, vísceras, pescados, cereales integrales, huevos y legumbres.
Complejo vitamínico para pelo, piel y uñas

Beauty: Cabello, Piel & Uñas

CONOCER PRODUCTO COMPRAR PRODUCTO