Recomendaciones para cuidar el cabello y la piel en otoño y prepararla para el invierno

El frío, el viento, la calefacción, son factores que dañan nuestro cabello y piel. Para prevenirlo debemos cuidarlos por dentro y por fuera.
21 noviembre 2019

En este post podrás leer…

  • Factores ambientales que perjudican nuestro cabello y piel
  • Recomendaciones para cuidar nuestra piel y cabello durante el otoño
  • Cinco nutrientes para cuidar el cabello y la piel

En los meses de octubre y noviembre, con la llegada del frío no sólo afecta a nuestro estado de ánimo si no también al cabello y a la piel. Algunas alteraciones que pueden sufrir tanto nuestro pelo como la piel como consecuencia de los agentes ambientales son:

Factores ambientales que perjudican nuestro cabello y piel

  • El frío. Como consecuencia de las bajas temperaturas, se produce una menor dilatación de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo que son los que suministran al resto del cabello los nutrientes que este necesita y asegura que los nuevos cabellos que nacen en el bulbo capilar crezcan fuertes y con vitalidad. Debido a este menor aporte a los vasos sanguíneos, los poros del cuero cabelludo se cierran, favoreciendo que el cabello se reseque y aumente su caída. El frio también daña a la dermis deshidratándola, dando lugar a una piel muy tirante sin elasticidad.
  • El viento. El viento abre la cutícula y reseca el cabello en exceso, ya que arrastra polvos microscópicos que lo ensucian.
  • La contaminación. Durante los meses fríos la contaminación se dispara, generando un efecto negativo sobre el pelo y la piel. Las partículas contaminantes presentes en el aire dañan las escamas de la capa protectora del cuero cabelludo deteriorando la cutícula, dando lugar a un cabello más quebradizo, opaco, decolorado y con las puntas abiertas. La piel se reseca, pierde elasticidad y aparecen pequeñas arrugas.
  • La calefacción. Es uno de los principales factores que perjudican a la estructura capilar y de la dermis, haciéndola más porosa y áspera. Los ambientes cerrados con calefacción afectan al pH del cuero cabelludo ya que al eliminar la humedad tanto del cabello como de la piel se deshidratan. La piel se vuelve tirante dando lugar a finas líneas de expresión, además se apaga, pierde firmeza y su brillo natural.

Para combatir estos factores es importante que comencemos algunos cuidados enfocados a la belleza del cabello y de la piel, para prepararlos al frío de la mejor manera posible.

Recomendaciones para cuidar nuestra piel y cabello durante el otoño.

Los principales consejos para cuidar el cabello y la piel en otoño y que no se vea afectada por el cambio estacional son los siguientes:

Hidratarse por dentro y por fuera. Como hemos comentado el aire y el sol hacen que el cabello y la piel se sequen, por ello es importante hidratarla de manera interna y externa. Esto lo podremos lograr aumentando la ingesta de agua a 1,5L-2 L diarios.

Los cambios bruscos de temperatura afectan a la capa hidrolipídica de la piel, disminuyendo las defesas e incrementando la deshidratación. Para combatir el efeto del envejecimiento que estos factores causan en el cabello y en la piel los complementos alimenticios con retinol y antioxidantes son muy beneficiosos.

Mantener la piel limpia. La limpieza es un paso imprescindible dentro de la rutina de cuidado facial. Desmaquillando bien el rostro y eliminando toda la suciedad e impurezas nos ayuda a mantener la piel con un aspecto más joven. Además, como la parte del rostro es la zona del cuerpo que más está expuesta al sol, al frío al polvo, la limpieza facial ayuda a eliminar las células muertas, retrasando la aparición de arrugas y proporciona más luminosidad, esta forma también evitamos la aparición de manchas.

Utilizar un termoprotector. Con las bajas temperaturas, la presencia de lluvia y viento, el uso del secador es imprescindible, pero para minimizar los efectos del calor sobre la cutícula, hay que aplicar antes del secado un producto termoprotector.

Protegernos del sol. Los rayos solares son nocivos durante todo el año, incluso en invierno debemos de protegernos la piel de los rayos ultravioleta cuando salimos a pasear o a realizar deporte.

Descansar lo máximo posible. No dormir las horas suficientes no es bueno para la piel, ya que la fatiga y el sueño, favorecen la producción de radicales libres que causan el envejecimiento prematuro. Sin embargo, cuando descansamos la piel se oxigena, produce colágeno, aumenta la elastina y se regeneran las células. Todo esto produce que se reduzcan las ojeras, la piel este más firme, elástica y luminosa. Para lucir una piel radiante y mantener la vitalidad del cabello es recomendable dormir al menos 7-8 horas.

Utiliza la nutricosmética. Los nutricosméticos a base de colágeno, ácido hialurónico y antioxidantes nos ayudará a recuperar la piel del daño solar, nos protegerá de la oxidación y del envejecimiento prematuro, para conservar una piel hidratada y luminosa. Uno de los mejores nutricosméticos es PrimeNature Beauty: cabello, piel y Uñas, con componentes  de alta calidad esenciales para el cuidado capilar y de la dermis.

Los complementos alimenticios para la salud de la piel y del cabello, son muy indicados para prevenir los daños de los agentes climáticos en cada estación. Se constante y no dejes de tomar las cantidades recomendadas de colágeno hidrolizado cada día.

Disminuir el uso de gorros. Los gorros y sombreros nos protegen la cabeza del frío, pero si no los utilizamos de manera adecuada pueden ser un factor agresivo para el cabello en invierno, ya que su uso excesivo produce una mayor sudoración del cuero cabelludo, dejando en la raíz una sensación de suciedad y apelmazamiento. También es aconsejable utilizarlos sobre el cabello limpio, cuando la raíz no está libre de partículas, la mezcla de sudor y suciedad debilita el cabello, propiciando su caída.

Exfoliarte la piel. Es un paso esencial que no debemos saltarnos. Para mantener una piel radiante y libre de manchas, hay que exfoliarla al menos una vez a la semana. Realiza una exfoliación suave con la finalidad de eliminar las células muertas y estimular el riego sanguíneo de la piel.

Cuidar la alimentación. Nutrir el pelo y la piel desde dentro mediante una dieta adecuada es la mejor forma de asegurar la salud capilar y de la dermis y también reforzar la protección de los efectos de los factores climatológicos que puedan tener sobre ella. Está demostrado que la carencia de determinados nutrientes puede debilitar la fibra capilar y favorecer la caída. Teniendo en cuanta esta estrecha relación entre la alimentación y la salud capilar y de la dermis, es importante conocer cuáles son los nutrientes que no deben faltar sobre todo en esta época del año

Hay ciertos ingredientes antiedad, por el papel fundamental que tienen en la reconstrucción de los cabellos dañados y de la piel, previenen la caída del pelo y protegen frente a los factores ambientales, entre estos nutrientes podemos destacar:

Cinco nutrientes para cuidar el cabello y la piel

  1. Ácido hialurónico. El ácido hialurónico está presente de forma natural en el cabello y en la piel, siendo su principal función mantener los niveles adecuados de hidratación cutánea y capilar. Con el paso de los años la producción natural de ácido hialurónico disminuye, de ahí surge la necesidad de ingerirlo de forma rutinaria.
  1. Coenzima Q 10. Es una sustancia antioxidante, protege al cabello y a la piel de los radicales libres medioambientales. Fortalece el cuero cabelludo, sobre todo es muy efectiva en épocas en las que la caída del pelo es mayor. También es eficaz en el tratamiento de los cabellos secos, débiles, castigados que necesitan un extra de energía.
  1. Vitamina C. Promueve la formación normal de colágeno. La vitamina C destaca por su acción antioxidante y mejora el tono de la piel.
  1. Bioflavonoides cítricos. En diferentes estudios se ha demostrado que los radicales libres pueden alterar el ciclo normal del pelo, afectando principalmente a las proteínas, encargadas de la formación de queratina en el cabello. Como consecuencia de esto, el pelo puede crecer más débil y con menor grosor favoreciendo que envejezca de forma prematura. Los bioflavonoides protegen de la polución y del estrés.
  1. La vitamina A. Esta directamente implicada en la regeneración del folículo piloso. Mejora el estado del cuero cabelludo y asegura el crecimiento de un nuevo cabello fuerte y sano.

 

Niveles bajos en vitamina A se relacionan con la aceleración del riesgo de caída y aparición de cabello blanco. Hay que tener precaución con determinados alimentos como el café, al alcohol que impiden la absorción adecuada de esta vitamina, favoreciendo su déficit. Las mejores fuentes de vitamina A son las zanahorias, los lácteos, pollo, huevos.

En muchas ocasiones a través de la alimentación no llegamos a cubrir las cantidades recomendadas de estos nutrientes, para ello podemos incluir un complemento alimenticio como PrimeNature Beauty: Cabello, Piel y Uñas.

 

Complejo vitamínico para pelo, piel y uñas

Beauty: Cabello, Piel & Uñas

CONOCER PRODUCTO COMPRAR PRODUCTO