Osteoporosis: que es, síntomas, factores de riesgo y prevención

La osteoporosis es un proceso que se va desarrollando poco a poco, por ello hay que empezar a cuidar nuestra salud osteoarticular desde jóvenes
12 diciembre 2019

En este post podrás leer…

  • ¿Por qué se debilitan los huesos?
  • ¿Qué es la osteoporosis?
  • Causas y factores de riesgo
  • Síntomas de la osteoporosis.
  • Diagnóstico de la osteoporosis
  • ¿Cómo podemos prevenir la osteoporosis?

Con el paso del tiempo, los huesos y las articulaciones empiezan a deteriorarse, sobre todo a partir de los 35 años comienza una perdida lenta y progresiva de masa ósea, que en el caso de las mujeres se acelera tras la menopausia, debido a que en ese momento el nivel de estrógenos, que es una hormona clave para una correcta formación de hueso, desciende de manera significativa. En los 5 años posteriores a la menopausia una mujer puede llegar a perder el 15% de su masa ósea, por esta razón la mayoría de las personas que sufren osteoporosis son mujeres. Esta importante prevalencia de osteoporosis en las mujeres también es debido a que desarrollan menos hueso que el hombre a lo largo de su vida.

Uno de los principales problemas de la perdida de la masa ósea, es que se trata de un proceso que inicialmente no provoca síntomas, no duele y muchas veces no nos damos cuenta hasta que no se produce la primera fractura.

¿Por qué se debilitan los huesos?

Al igual que ocurre en las células de la piel, el hueso se elimina y se renueva constantemente, lo que mantiene el hueso fuerte. Hasta los 30-35 se construye más hueso del que se pierde, pero sobre todo a partir de los 40 años la destrucción supera la construcción y se produce una pérdida gradual de masa ósea.

Aproximadamente cada 2 o 3 meses en un hueso sano, el tejido óseo se regenera. Hay dos tipos de células que intervienen en este proceso:

  • Los osteoclastos, son células que destruyen el hueso, produciendo un hueso poroso.
  • Los osteoblastos, son células generadoras de hueso, que crean nueva masa ósea.

La patología más común que produce la disminución de la masa ósea es la osteoporosis.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad esquelética en la que genera una disminución de la densidad de la masa ósea. Los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades que existen en su interior, son más frágiles y susceptibles de romperse ya que resisten peor los golpes. 

Causas y factores de riesgo

En el interior del hueso se producen durante toda la vida numerosos cambios metabólicos, alternando fases de destrucción y formación de hueso. Estas fases están condicionadas por una serie de factores y algunos de ellos pueden aumentar la probabilidad de que desarrollemos osteoporosis como son los siguientes:

Alcohol. El consumo habitual de alcohol, más de dos bebidas al día, aumenta el riesgo de osteoporosis, debido a que impide la correcta síntesis ósea.

Consumo de tabaco. Se ha demostrado que el consumo de tabaco debilita los huesos. Esta alteración es debido al efecto negativo del tabaco sobre el metabolismo del calcio y de la vitamina D.

Antecedentes familiares. La genética influye en que podamos desarrollar osteoporosis incluso desde edades muy tempranas.

Composición corporal. Las personas que tienen estructuras corporales más pequeñas el riesgo de padecer osteoporosis es mayor debido a que podrían tener menor porcentaje de masa ósea para utilizar a medida que envejecemos.

Niveles hormonales. El desarrollo de la osteoporosis es más probable en las personas que tienen demasiadas o muy pocas de determinadas hormonas en el cuerpo. Por ejemplo, si padecemos irregularidades en el tiroides y tenemos la hormona tiroidea alta aumenta el riesgo de osteoporosis. La aparición de osteoporosis también se ha asociado con la hiperactividad de las glándulas paratiroides y suprarrenales.

Medicamentos. Algunos medicamentos como los corticosteroides orales o inyectados, interfiere en el proceso de reconstrucción ósea.

Estilo de vida sedentario. Se ha podido comprobar que las personas que pasan mucho tiempo sentadas tienen un mayor riesgo de presentar osteoporosis que las personas activas. Ejercicios como caminar, nadar, montar en bici y ejercicios de musculación son muy buenos para fortalecer los huesos.

Síntomas de la osteoporosis.

La osteoporosis en las etapas iniciales donde existe disminución de masa ósea no presenta síntomas, ya que la perdida de densidad se produce de modo gradual. Una vez que la osteoporosis debilita los huesos puede dar lugar a dolor de espalda, perder estatura y tener una postura encorvada, además de aumentar el riesgo de fractura.

Diagnóstico de la osteoporosis

Las densitometrías es una prueba que sirve para medir de forma objetiva la cantidad de calcio que hay en los huesos. Consiste en comprar los resultados obtenidos con un valor promedio de personas de la misma edad y sexo, y esto permite determinar el grado de osteoporosis y el riesgo de fracturas.

¿Cómo podemos prevenir la osteoporosis?

Aunque es cierto que la osteoporosis se suele detectar sobre todo a partir de los 50 años, hay que tener en cuenta que no llega de golpe, si no que prácticamente se pasa por una etapa de menos cantidad de calcio en los huesos, la osteopenia, que poco a poco va evolucionando hacia la osteoporosis. Para cuidar la salud de nuestros huesos debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Peso corporal adecuado. Pesar menos de lo debido aumenta la posibilidad de pérdida de hueso y fracturas. Por el contrario, el exceso de peso aumenta el riesgo de fracturas principalmente en los brazos y muñecas. Por este motivo, mantener un peso adecuado es esencial para los huesos, al igual que para la salud en general.

Realizar ejercicio moderado. El ejercicio ayuda a fortalecer los huesos y a retardar la pérdida de masa ósea. No importa cuando comencemos a hacer una actividad física, siempre nos proporcionara efectos positivos, aunque es preferible comenzar regularmente desde joven y continuar realizándolo durante toda la vida. Lo más apropiado es combinar ejercicios de fuerza con ejercicios de levantamiento de pesas y de equilibrio. El entrenamiento de fuerza ayuda a fortalecer los músculos y los huesos de los brazos y la parte superior de la columna vertebral.

Aportar la cantidad adecuada de calcio. El calcio es un mineral esencial para tener una salud ósea óptima durante toda tu vida, participa en el desarrollo y mantenimiento de los huesos fuertes. La cantidad de calcio recomendada varía con la edad, para los hombres y mujeres entre 18 y 50 años necesitan 1000 mg de calcio al día. En el caso de las mujeres a partir de los 50 años, esta cantidad diaria aumenta a 1200 mg. Las mejores fuentes de calcio son los productos lácteos bajos en grasa, vegetales de hoja verde oscuro, sardinas y salmón y los derivados de la soja como el tofu.

Incluir la cantidad suficiente de vitamina D. La vitamina D es fundamental para mejorar la capacidad del cuerpo en absorber el calcio. Las necesidades mínimas de vitamina D se cubren por la formación de esta vitamina en la piel cuando recibe la luz solar. También la podemos obtener a través de la alimentación como del pescado azul. Se recomienda ingerir al día 600 Unidades internacionales de vitamina D. En el caso de las personas que no toman las cantidades suficientes de alimentos ricos en vitamina D o tienen una exposición solar limitada deben incluir un complemento alimenticio con vitamina D.

Alimentación saludable y equilibrada. Mantener una alimentación adecuada ayuda a restablecer el colágeno de nuestro organismo, que es la proteína más abundante de nuestro cuerpo que forma parte de los huesos y del tejido cartilaginoso. En ocasiones el aporte de nutrientes esenciales no es suficiente para la salud osteoarticular y tenemos que utilizar complementos alimenticios que es una de las mejores opciones para conseguirlo. Estos suplementos deben estar elaborados con fórmulas de calidad y con una alta concentración de activos para garantizar su eficacia.

Uno de los mejores complementos alimenticios para la salud osteoarticular es PrimeNature Articulaciones&Huesos, contiene nutrientes de alta calidad como el colágeno hidrolizado Fortigel®, ácido hialurónico, vitaminas y minerales, componentes estructurales del tejido cartilaginoso y de las articulaciones. Contribuye al mantenimiento de los huesos en condiciones normales, destaca por los antioxidantes que contiene y su agradable sabor.

Se recomienda tomarlo durante un periodo de 2 o 3 meses, solo sería necesario un incluir un vial al día para poder gozar de todos sus beneficios.

 

solución para articulaciones y huesos

Articulaciones & Huesos

CONOCER PRODUCTO COMPRAR PRODUCTO