5 Vitaminas para lucir una piel radiante y saludable

Una piel sana necesita una serie de nutrientes que nos ayuden a reproducir y a regenerar las células de la piel previniendo la aparición de arrugas.
11 octubre 2018
Vitaminas para la piel

En ese post podrás leer…

Lucir una piel perfecta, empieza siempre desde el interior, es decir, los hábitos alimentarios que tengamos son clave para conseguir una piel hidratada, tersa y que mantenga su elasticidad. Las células epidérmicas, al igual que las del resto de nuestro cuerpo, necesitan la suficiente energía para su correcto funcionamiento.

Para conseguir una piel luminosa es imprescindible incluir en nuestra alimentación diaria una serie de nutrientes que nos ayuden a reproducir y a regenerar las células de la piel previniendo la aparición de arrugas.

Entre los nutrientes esenciales para la piel, destacan las vitaminas, ya que juegan un papel muy importante en el mantenimiento de la salud y del cuidado de la piel.

Vitamina C

5 Vitaminas imprescindibles para nuestra piel

  1. Vitamina B2

Conocida también como riboflavina. Se trata de una vitamina hidrosoluble muy sensible a la luz, por ello los alimentos que la contienen deben guardarse en lugares oscuros o envases opacos para que se conserve.

Esta implicada en los procesos de regeneración de la piel y del crecimiento del cabello. Es importante en los procesos de respiración celular e interviene en la oxigenación de los tejidos corporales. Su déficit, puede provocar una excreción excesiva de sebo que da lugar a una piel grasa y a la aparición de acné.

Los alimentos con mayor contenido en vitamina B2 son las carnes, pescados, lácteos y huevos.

  1. Vitamina B3

La vitamina B3, también llamada Niacina, estimula la circulación celular, ayudándonos a tener un color de piel saludable y a controlar la producción de grasa. Favorece la hidratación de la piel disminuyendo la formación de arrugas. Mejora la salud capilar al aumentar la circulación del cuero cabelludo y con ello la llegada de nutrientes al folículo capilar, contribuyendo al crecimiento de un pelo mas fuerte. Facilita el proceso de digestión de los alimentos, para que podamos metabolizar correctamente los carbohidratos, grasas y proteínas.

Esta presente en gran parte de los alimentos que consumimos diariamente como son los huevos, productos lácteos, carnes magras, pescado, las nueces y el brócoli.

  1. Vitamina C

La vitamina C fomenta la producción de melanina, pigmento que determina el color de la piel y de esta forma, evita que la piel se decolore, ya que con el paso del tiempo producimos menor cantidad de melanina. Por esta propiedad, nivela el tono de la piel y reduce la aparición de ojeras.

Debido a su alta capacidad antioxidante mejora la elasticidad y la tersura de la piel, ayudando a neutralizar los radicales libres, disminuyendo la aparición de arrugas prematuras.

Estimula la formación de colágeno, proporcionando una piel más firme.

Los alimentos más ricos en vitamina C son las frutas cítricas como el kiwi, el limón, la mandarina, el pomelo, las fresas y la naranja. También esta presente en alta concentración en algunas verduras como el brócoli, la coliflor, el perejil, el apio y las espinacas. Como podemos observar la mayoría de los alimentos que contienen altas dosis de vitamina C son muy diuréticos y de pocas calorías, muy apropiados en dietas hipocalóricas.

  1. Vitamina A

Alimentos con Vitamina E

La vitamina A participa en la actividad de determinadas enzimas, favoreciendo la regeneración de las células de la piel. Previene el deterioro celular y el envejecimiento prematuro de la piel, ayudando a mantener una piel uniforme con un aspecto joven.

Por su potente acción antioxidante, cuida de nuestro pelo, de la piel y de la visión. Nos protege de la radiación ultravioleta, por ello es fundamental su consumo en primavera para reforzar la piel de los efectos del sol, mejorando el bronceado para que nos dure más tiempo.

Los alimentos con mayor porcentaje en vitamina A son las frutas y verduras que tienen un color rojizo o anaranjado como las zanahorias, tomate y también verduras de hoja verde como las espinacas y el brócoli.

  1. Vitamina E

Vitamina A

La vitamina E se caracteriza porque aumenta los niveles de oxígeno en sangre y estimula la circulación, lo cual es fundamental para la hidratación de la piel. Es una vitamina clave para mantener la estructura de las células de nuestro organismo, mejorando el sistema inmune. Contribuye a disminuir las inflamaciones, reduce las marcas de las cicatrices y protege frente a los rayos ultravioleta.

La vitamina E esta presente en altas cantidad en las almendras, acelgas, espinacas, col rizada, aceites vegetales y en el aguacate.

Otros nutrientes esenciales para la piel que no pueden faltar en nuestra alimentación diaria.

Para impulsar la renovación de la piel, aparte de las vitaminas que hemos mencionado, debemos de incluir los siguientes nutrientes en nuestros hábitos alimentarios diarios:

Colágeno

El colágeno es la proteína más abundante presente en nuestra piel. Se encuentra en diferentes tejidos conectivos, como la piel, el hueso, el cartílago y los tendones. A medida que envejecemos la capacidad que tiene nuestro organismo de producir colágeno va disminuyendo. Por ello, si aumentamos la dosis de colágeno diaria nos ayudará a preservar la firmeza y la elasticidad de la piel. El colágeno es el nutriente mas importante para la prevención de arrugas.

Los alimentos con mayor contenido en colágeno son las gelatinas de productos de origen animal, caldos de carne y de pescado. Existe una serie de alimentos que ayudan a la producción natural del colágeno como son las frutas y verduras ricas en licopeno como las manzanas, remolacha o las fresas, frutas con alto porcentaje de vitamina C y verduras con mayor contenido en azufre como el apio, ajos y cebollas. Los productos lácteos por su alto contenido en genisterína también promueven la producción de colágeno.

Acido hialuronico

Se trata de un glucosaminoglicano natural, un polisacárido del tejido conectivo, componente principal de la matriz extracelular. Proporciona soporte a las células y actúa como agente amortiguador y lubricante para nuestra piel, cabello y ojos. Posee una alta capacidad de retención de agua, por tanto, mantiene la humedad en la piel, hidratándola y disminuyendo la aparición de arrugas, aumentando su elasticidad. Mitiga los efectos de la contaminación ambiental y de la luz ultravioleta que favorecen el proceso de envejecimiento.

 

Para asegurar el aporte de vitaminas y minerales, aparte de realizar una dieta equilibrada, podemos incluir un complemento alimentario para el cuidado de la piel y conseguir un aspecto más saludable, como PrimeNature Beauty: Cabello, Piel&Uñas, elaborado con ingredientes premium y de elevada biodisponibilidad.

Factores que potencian el envejecimiento de la piel

Además de la falta de nutrientes esenciales otros factores que más perjudican en el aspecto de nuestra piel son:

Radiación solar. Los rayos ultravioletas que emite el sol, principalmente los rayos UVA, dañan de manera importante la elastina y el colágeno de la piel, aceleran la producción de melánica en ciertas zonas dando lugar a la aparición de manchas

Contaminación. Si estamos en una zona con un nivel de contaminación alto, esta suciedad del ambiente tapona los poros de la piel impidiendo que el oxígeno llega a las células.

Fumar. La nicotina del tabaco reduce el tamaño de los vasos sanguíneos y evita una correcta nutrición de la piel.

 

¿Para quién están recomendados los complementos vitamínicos para el cuidado de la piel?

Las personas que deben prestar más atención al cuidado de la piel son:

    • Personas deportistas ya que tienen las necesidades aumentadas de nutrientes esenciales y pierden mayor cantidad de vitaminas y minerales mediante el sudor.
    • A partir de los 35 años tenemos más dificultad en la producción de ciertos nutrientes como el colágeno y el ácido hialurónico. Además, nuestro organismo absorbe peor las vitaminas y minerales de los alimentos.
    • Después de haber pasado una enfermedad, ya que genera la diminución nuestro sistema inmune y se refleja, en primer lugar, en el aspecto de nuestro cabello, piel y uñas.
    Personas que son sensibles a los cambios de estación, principalmente con la llegada del otoño, cuando se produce una mayor deshidratación de la piel y se potencia la caída del cabello.
Complejo vitamínico para pelo, piel y uñas

Beauty: Cabello, Piel & Uñas

CONOCER PRODUCTO